Internet y democracia

María Esther Pozo.

Lo que se puede constatar es que el espacio público se reconfigura junto a los nuevos medios digitales y las redes sociales, ya que permiten multiplicar las voces, imaginar nuevas identidades, generar nuevos espacios de intercambio  y encuentro. Es decir, se generan nuevas comunidades virtuales, creando en muchos casos plataformas de  participación política

En los últimos años se ha podido observar que las instituciones políticas del Estado viven contradicciones y dificultades al definir y al accionar la democracia, en estas circunstancias se puede visualizar dos problemas entre otros cuando nos preguntamos dónde está la democracia: el primero se expresa en la necesidad de acomodarse a dinámicas económicas y financieras que condicionan por completo la democracia, ya que ésta se mueve al margen de cualquier capacidad de adecuarse a las necesidades humanas a pesar de sostener algunos Estados que tienen un carácter o discurso anticapitalista, desde la perspectiva populista se asumen políticas neoliberales. El segundo es la relación que existe entre la democracia e Internet y las redes sociales, sin duda Internet se convierte en un espacio público virtual de comunicación e información conformando nuevas formas inéditas comunicativas, por lo que es necesario determinar el potencial que significa para las instituciones y las prácticas democráticas, estos abren nuevos horizontes para el ejercicio de la democracia en toda su magnitud. 

Ignacio Porras cree que el uso de Internet como herramienta revitalizó la decaída institucional de las democracias representativas, tomando cada vez más fuerza en la agenda pública como es el caso de Bolivia donde se culpabiliza y sacraliza a las redes sociales virtuales por la derrota del último referéndum.

Los argumentos para relacionar Internet, las redes sociales con la democracia son muchos, en función a ello reciben nombres como ciberdemocracia, democracia digital y otros. En suma lo que se puede constatar es que el espacio público se reconfigura junto a los nuevos medios digitales y las redes sociales, ya que permitió multiplicar las voces, imaginar nuevas identidades, generar nuevos espacios de intercambio  y encuentro. Es decir, se generan nuevas comunidades virtuales, creando en muchos casos plataformas de participación política que suplen al tradicional funcionamiento político.

En el campo político otro aspecto es la obtención de información de manera rápida en las diferentes áreas que componen el conocimiento y accionar social, el fácil acceso a Internet generó una crisis de jerarquías respecto a la producción y difusión del conocimiento ya que democratiza la información y la opinión, a pesar de lo que sostiene Umberto Eco de que Internet y las redes sociales han ocasionado una “invasión de imbéciles”, ya que “dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”. Justamente su logro es el de generar un espacio no tradicional de intercambio de opiniones por parte de la ciudadanía en todas sus jerarquías acrecentando las posibilidades de participación y empoderando a personas o grupos que no estén institucionalizados en partidos, sindicatos, y que son los mas que no son tomados en cuenta.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 1